El reporte de Challenger, Gray & Christmas, una empresa de consultoría en recursos humanos, fue que 2.2 millones de empleados faltaron a su trabajo durante el 19 de Mayo de 1999, fecha en la que se estrenaba la primera película de la serie Star Wars en 16 años, La amenaza fantasma. Adicionalmente, The Wall Street Journal informó que muchas empresas prefirieron cerrar operaciones ese día y regalar boletos a sus empleados para aliviar, levemente, la fiebre de ausentismo. Pero el día del estreno de la primera precuela de Star Wars sólo era el desenlace de varios meses de locura: fans pagando boletos de otros filmes para ver los tráilers, acampando afuera de las salas un mes antes, reventa de entradas alcanzando precios de hasta 1000 dólares.

El (ahora nos parece) predecible resultado fue que La amenaza fantasma no sobrevivió al hype y fue maltratada por los críticos y espectadores por igual. Eso sí: en el camino generó 924 millones de dólares a escala global.