Nunca había tenido tantas ganas de matar a la protagonista de una película, como en esta cinta.

El maestro de las muñecas”, película coreana dirigida por Yong-ki Jeong y protagonizada por Kim Yoo Mi y Shim Hyung Tak, más que una película de terror asiático, como se ha denominado, es una película basada en el amor y la punición, muchas veces fluctuantemente justificable en principio, dependiendo del prisma moral con que se mire.

Jeong nos narra la historia de un hacerdor de muñecas, el cual es injustamente acusado del asesinato de su esposa, a quien le había creado una muñeca a su imagen y semejanza. El hombre inocente pagó con su vida, a manos de 4 hombres… hace ya 70 años.

La película se traslada al presente, en donde vemos a un grupo de jóvenes que visitan un apartado museo de arte con el fin de presentarse para ser modelo de muñecas. El museo se encuentra habitado por el dueño, una misteriosa niña llamada Mi Na y una no menos espeluznaste mujer lisiada, artista de las muñecas, que por cierto, felicito efusivamente su interpretación en el film. ASOMBROSA.

La película mantiene un argumento sólido e interesante que envuelve el universo de los muñecos y la posibilidad de que adquieran alma, que, si bien no es muy complejo y los diálogos no son dignos de Shekespeare, destaca por un sutil suspenso y una puesta en escena estética prudente e interesante. Más de alguno querrá llevarse una de las pavorosas muñecas expuestas en las habitaciones…

Recalco una vez más mi maldición para Hae Mi, la protagonista de la historia, a quien califico como una: ¡perra despreciable, inhumana y cruel! Si tiene dudas, simplemente vea la película. He dicho!

el amo de la muñeca